Prácticas curativas de la consciencia

yoga y depresion
En éstos tiempos de pandemia muchos de nosotros y muchas de nuestras personas queridas nos estamos enfrentando a la depresión. Los síntomas pueden ser: pérdida de interés en lo que hacemos, incapacidad de conectarse con los demás, pensar que esto nunca va a mejorar, quedarnos sin energía para hacer cambios, lastimarse a sí mismo de forma inconsciente o consciente, sentir que no valemos nada, estar aletargado y desmotivado, enojado y ansioso, con dolores en el cuerpo, etc. Patanjali en el Yogasutra I.33 nos aconseja que para mantener nuestra mente lúcida, debemos de estar dispuestos a cambiar nuestro comportamiento y nuestro enfoque del mundo externo por nuestro propio bien. Menciona que existen cuatro prácticas muy poderosas que que desarrollan las cualidades curativas de la consciencia, cultivan y estabilizan la mente y suavizan nuestro camino. Parecen cualidades simples, pero su poder es sutil y profundo. Éstas son: Maitri (en el budismo de le conoce como Metta): Es alegrarse por la felicidad de otros. Al hacer esto, nos libramos del daño que nos genera la envidia. Cuando resientes la felicidad ajena, pierdes la poca que podrías tener. Los humanos buscan la felicidad; y la amabilidad es una excelente manera de difundir la felicidad. Te permite comunicarte de manera mucho más eficaz porque te une con los demás de formas que la ira, la coerción o la intimidación no pueden.
Karuna Compasión hacia aquellos que lo están pasando mal. Al intentar ayudar a aquellos que sufren como si fuéramos nosotros mismos, nos libramos del deseo de lastimar a alguien más. La verdadera compasión es potente y práctica porque lleva a la acción. Mudita
Alegría hacia aquellos que son virtuosos. No es un reflejo de nuestra propia incapacidad, sino un ejemplo inspirador que nos lleva a mejorar. Upeksa Cultivo de la neutralidad hacia los que están llenos de vicios. Al cultivar la ecuanimidad hacia los viciosos, nos libramos de ser intolerantes. Al librarnos de la envidia, del deseo de lastimar, de ser intolerantes y de controlar, la depresión inmediatamente disminuye y podemos conectar con un aspecto más luminoso de nuestro ser y con aquellos a nuestro alrededor. Una persona con autocontrol obtiene paz al librarse de sus apegos y repulsiones. Con una mente clara, su inteligencia y su mente se estabilizan y se puede enfocar en su trabajo. Patanjali sugiere que éstas prácticas deben permear a todos los aspectos de la vida, en nuestras interacciones sociales y con el mundo. Habla del hecho que el yoga no debe ser percibido como una práctica de renuncia hacia el mundo externo, sino que es perfectamente compatible con las acciones sociales benéficas y comprometidas. Bibliografía: Edwin F. Bryant, “The Yogasutras of Patanjali”, North Point Press. pp. 128-130.

BKS Iyengar, “Luz sobre la vida, viaje hacia la plenitud, la paz interior y la libertad”, Kairós, pp.135-138.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.