La historia de BKS Iyengar y su hija Geeta

La primera vez que entré a una escuela de yoga Iyengar, estaba de viaje en el norte de EU en un invierno muy frío. Muy cerca de navidad, busqué clases de yoga para escapar de la nieve (era practicante de Hatha Yoga) y me encontré una escuela Iyengar. Me apunté para una clase y resulté ser el único alumno. El salón estaba lleno de props muy curiosos desde ladrillos y cojines, hasta escaleras y cuerdas. La clase fue muy buena y fue ahí donde entendí la enorme riqueza de éste arte y ciencia del Yoga Iyengar:

  1. La metodología de enseñanza: el maestro explicaba cómo progresar en las posturas por pasos, en lugar de hacer sus acrobacias y que lo siguieran los valientes;
  2. la profundidad de la filosofía, sorprendentemente aplicable a nuestros días;
  3. el uso de material de apoyo, que permite que personas de distintas habilidades pudieran tener experiencias a la medida de sus capacidades, lo que lo hace un verdadero yoga para todos.

Me dije: ¡éste es el yoga más profesional, personalizado y completo con el que me he topado! Y desde entonces no deja de sorprenderme. Entre más estudio, más soy consciente de lo que me falta por aprender y más admiro a Guruji y su legado.

Ésta es la apasionante historia del fundador del Yoga Iyengar.

Los primeros años de BKS Iyengar

La historia de Bellur Krishnamachar Sundararaja Iyengar comienza en 1918, en época de la 1ª guerra Mundial (1914-1918) y la Influenza Española (1916-1919). En India la influenza hizo estragos, murieron 16 millones en solo 13 meses entre 1918 y 1919.

Guruji nació en una familia numerosa pero pobre. Su papá Sri Krishnamachar Iyengar era maestro y aunque pobre, era respetado socialmente por ser Brahman. Su mamá Sheshamma había contraído la influenza durante su onceavo embarazo, en el pico de la epidemia. Los presagios para la supervivencia del bebé no eran buenos. Estaba débil y enfermizo, y su infancia estuvo marcada por una episodio de mala salud tras otro. En particular, fue víctima de malaria, fiebre tifoidea y tuberculosis.

La desnutrición general causada por la pobreza simplemente agravó la situación y, a veces, tendría más de una de estas dolencias con las que lidiar. En un momento, los médicos predijeron que no viviría más allá de los 20 años. Los constantes episodios de mala salud lo mantuvieron alejado de la escuela por mucho tiempo. Sin embargo, la escuela a la que asistía enseñaba inglés, un tema que le sería muy útil más tarde.

Cuando BKS Iyengar tenía 8 y medio años, su papá murió, y lo enviaron primero a vivir con uno de sus hermanos mayores a Bangalore.

Fue ahí, a los 16 años donde conoció a su cuñado Krishnamacharya, que estaba de viaje, encomendado por el Marajá de Mysore, para difundir el yoga. Krishnamacharya le pidió a BKS Iyengar que se fuera con su hermana mayor (esposa de Krishnamacharya) en lo que él estaba en su viaje, para hacerle compañía y cuidarla. Cuando regresó a Mysore, Krishnamacharya lo invitó a quedarse para que pudiera estudiar y aprender un poco de yoga para que mejorara su salud.

Película de 1938 con BKS Iyengar y Krishnamacharya. Ver aquí.

Su Gurú

Krishnamacharya su guru, y su esposa Srimathi N., hermana de BKS Iyengar.

Krishnamacharya fue un maestro muy duro, un tirano, aunque ya había plantado la semilla del yoga en él. Sólo le empezó a poner atención a Iyengar cuando su mejor alumno desapareció. Si Krishnamacharya se dio cuenta de que tenía el material de oro en sus manos, no lo mostró, excepto que comenzó a instruir seriamente a este alumno excepcionalmente diligente e imponerle las rutinas más duras y difíciles. Iyengar respondió a esta atención progresando extremadamente rápido. Pronto estuvo ayudando a su gurú en las clases del Yogashala. También acompañó a Krishnamacharya a una variedad de demostraciones de yoga en todo el país.

Enseñando yoga a mujeres

En uno de estos viajes, un grupo de mujeres quedó fascinado con el arte del yoga y pidió lecciones. Iyengar fue elegido para ser su maestro porque, a los 18 años, era el discípulo más joven de Krishnamacharya, y se pensaba que era menos inapropiado que las mujeres fueran enseñadas por un hombre que aún no había alcanzado la edad adulta. A Iyengar le fue bien en esta tarea y fue enviado a una más importante: Krishnamacharya lo nombró para ocupar un puesto de profesor en el Deccan Gymkhana Club, un club deportivo de clase alta en la ciudad de Pune, en el estado de Maharashtra en India.

Aquí, una vez más, Iyengar se sintió en desventaja de muchas maneras. Hablaba mal el inglés y no hablaba el idioma local, el marathi. Los estudiantes de yoga de la Gymkhana eran mayores que Iyengar y estaban en mejores condiciones, a veces más avanzados en yoga que él. Iyengar, temeroso de tener que volver en desgracia con su temible maestro en Mysore, se embarcó en un régimen de práctica que podía durar hasta diez horas diarias.

Su objetivo era convertirse en un experto en yoga total, sistematizando completamente los diversos conocimientos que su maestro había transmitido y conociendo el potencial de su propio cuerpo.

Los vecinos de Pune, la mayoría de ellos aún no familiarizados con el yoga, cuestionaron su cordura, pero el conocimiento y la fuerza de Iyengar se profundizaron. Fue durante este período que se desarrolló la disciplina sistemática más tarde conocida como Iyengar Yoga.

Cuando los estudios de Iyengar empezaron a dar frutos, la Gymkhana amplió su contrato original de seis meses a tres años.

Después de que terminó este período, Iyengar se  lanzó a una carrera como profesor de yoga independiente.

Su independencia

Al principio tenía pocos alumnos y había días en los que subsistía con poco más que arroz y té. Sin embargo, nada lo disuadiría de sus horas de práctica diaria. La familia de Iyengar, ansiosa por verlo más estable, arregló su matrimonio con una niña de 16 años llamada Ramamani. Al principio se negó más que a conocerla brevemente, pero la relación se convirtió en matrimonio el 13 de julio de 1943.

Ramamani se convirtió en un fuerte partidario del entusiasmo de Iyengar por el yoga, y el matrimonio fue largo y feliz, que produjo seis hijos.

Lo que lo distinguió

Varias facetas de la enseñanza del yoga de Iyengar lo distinguen de otros gurús. Creía que el yoga no era una práctica que se limitara a los especialistas, sino que podía beneficiar a cualquier persona, y comenzó a incorporar ayudas como cuerdas, cinturones y bloques en las rutinas de yoga para quienes los necesitaban. Muchas personas mayores a lo largo de los años acudían en masa a las clases de Iyengar y lograban hazañas de las que no se hubieran creído capaces. Iyengar también era un testimonio vivo de la idea de que el yoga podía ayudar en la solución de problemas de salud incluso graves, y comenzaron a acumularse historias de curas milagrosas a su alrededor.

Iyengar comenzó a atraer a indios famosos como estudiantes, entre ellos el filósofo J. Krishnamurti y el cardiólogo Rustom Jal Vakil, con el que aprendió mucho del funcionamiento del cuerpo humano. Fue la esposa de Vakil el cardiólogo quien presentó a Iyengar a uno de sus estudiantes más renombrados, el violinista clásico estadounidense Yehudi Menuhin.

El Yoga Iyengar llega a Occidente

Menuhin presentó a BKS Iyengar en el Occidente.

Iyengar y Menuhin se hicieron amigos, y Menuhin promocionó la mejora en su interpretación del violín que, según dijo, se produjo después de que comenzó a practicar yoga. Cuando Menuhin regresó a la India en 1954, sugirió que Iyengar volviera a Occidente con él y diera lecciones de yoga en Europa y Estados Unidos.

El resultado fue una bonanza publicitaria, ya que los amigos y conocidos de Menuhin eran un grupo muy visible. Iyengar le enseñó a Elisabeth, la reina octogenaria de Bélgica, a ponerse de cabeza, e hizo una demostración de yoga para el primer ministro de la Unión Soviética, Nikita Khrushchev.

Por invitación de la heredera de Standard Oil Rebekah Harkness, llegó a los Estados Unidos en 1956. El interés estadounidense por el yoga estaba creciendo —de hecho, los gurús indios ya estaban activos allí— pero Iyengar sentía repulsión por el materialismo del país. «Vi que los estadounidenses estaban interesados ​​en las tres preguntas: riqueza, mujeres y vino», le dijo a O’Connor. «Me sorprendió ver cómo la forma de vida aquí entraba en conflicto con la de mi propio país. Lo pensé dos veces antes de volver».

Iyengar vivió durante un tiempo en Suiza y no regresó a los Estados Unidos hasta principios de la década de 1970.

En ese momento, sin embargo, se había convertido en un autor muy conocido, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo.

Sus libros

Frustrado por los manuales de yoga existentes, que sentía que engañaban al usuario al dar instrucciones que eran inadecuadas para la realización de las poses representadas en las fotografías, escribió Light on Yoga en 1966. Iyengar trabajó en estrecha colaboración con un fotógrafo en 4.000 tomas de sí mismo en poses de yoga. o asanas, de las cuales se seleccionaron las imágenes finales del libro. Cuatro décadas más tarde, Light on Yoga fue considerado el texto de yoga preeminente en el campo, con nuevas traducciones a otros idiomas apareciendo regularmente; a menudo se la denominaba la Biblia del yoga.

Light on Yoga generó un gran grupo de seguidores de Iyengar que querían difundir las ideas de Iyengar de manera sistemática.

Ramamani Iyengar Memorial Yoga Institute

La inauguración del RIMYI.

En 1975 estableció el Instituto de Yoga Ramamani Iyengar Memorial en Pune, llamado así por su difunta esposa; el instituto se convirtió en un centro clave para la formación de nuevos instructores Iyengar.

Trabajando, como lo había hecho en Light on Yoga, con hablantes nativos de inglés como coautores, escribió siete libros más, incluidos Body the Shrine, Yoga Thy Light (1978), The Art of Yoga (1985), The Tree of Yoga (1988), Yoga: The Path to Holistic Health (2001) y Light on Life, (2005), en los que entrelazó consejos prácticos de yoga, reflexiones filosóficas e historias de su propia vida y carrera.

Sus sucesores

Poco a poco se retiró de la enseñanza, Iyengar fue suplantado como gurú por dos de sus hijos, la hija Geeta y el hijo Prashant. Sin embargo, continuó practicando yoga a diario, y hasta bien entrada la novena década pudo ponerse de cabeza y permanecer en esa posición durante media hora. En 2005, Iyengar realizó una gira por Estados Unidos para promocionar Light on Life, por lo que, según los informes, había recibido un anticipo de siete cifras. (Volvió a invertir las ganancias de sus libros en su instituto y en proyectos de desarrollo local en Bellur).

Ya retirado, se dedicó a entrenar a Abijata Iyengar, su nieta, preparándola para que su legado persistiera.

Geeta Iyengar

La más devota alumna.

Era la hija mayor de BKS Iyengar. A los nueve años, después de haber sufrido muchas enfermedades infantiles, Geeta volvió a enfermarse gravemente de Nefritis, perdiendo un riñón. Cuando volvió a casa del hospital, su padre se negó a comprar la larga lista de medicamentos que le habían recetado los médicos. Valientemente le dio la opción de elegir entre la enfermedad, que podría significar su muerte, o el comienzo de la práctica del yoga

Geetaji enfrentó su gran desafío y encontró el poder interior para sobrevivir y prosperar. Desde entonces, dedicó toda su vida al yoga y renunció a casarse, llevando una vida ascética, convirtiéndose en una de las principales maestras del Método de Yoga Iyengar. Fue la alumna más devota de su padre. Graduada de filosofía y titulada como doctora ayurvédica, incorporó técnicas que benefician a la mujer dentro de ésta práctica  durante la menstruación, embarazo, parto, posparto y menopausia.

Escribió  los siguientes libros valiosísimos:

Yoga: A Gem for Women

Yoga in Action – Preliminary Course

Iyengar Yoga for Motherhood

Éstos libros han revolucionado la forma en que entendemos y practicamos el yoga las mujeres. Gracias a ella, practicamos con más respeto y consciencia de nuestras distintas etapas de la vida, de nuestros ciclos, de nuestra salud física, fisiológica, emocional y mental.

Las enseñanzas de su padre y su propio trabajo la ayudaron a mantenerse con vida hasta los 74 años, a pesar de sus problemas renales y de su diabetes.  Falleció dos días después de celebrar el centenario del nacimiento de BKS Iyengar , organizando sesiones de clases especiales para rendir tributo a la memoria de su padre.

Referencias:

A Biography of BKS Iyengar, Kofi Busia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.